La realización de un trabajo de grado implica la adaptación de los estudiantes a una estructura o formato —más o menos uniforme— que imponen la mayoría de las universidades para su elaboración y que consta del índice, la introducción, la justificación del tema elegido, los objetivos, la fundamentación teórica, la metodología, el desarrollo, las conclusiones, las referencias bibliográficas y los anexos. En este artículo no vamos a hablar sobre cada una de ellas, puesto que merecerían un artículo aparte. Ahora bien, sí vamos a explicar en qué consiste la justificación de un proyecto de grado y cómo hacer la justificación de un TFG. Sigue leyendo para más información.

¿En qué consiste una justificación de un proyecto?

La justificación de un trabajo de grado es una de las partes más importantes que podemos encontrar a la hora de elaborar un trabajo final ya que esta pone solución a los interrogantes de ¿Por qué debe realizarse la investigación? o ¿qué resultados se esperan obtener? La justificación de un trabajo de grado consiste en una exposición detallada de los argumentos que validan la realización de nuestro estudio. Esta tiene lugar antes de comenzar con el desarrollo del trabajo. Ten en cuenta que la misma es distinta a los objetivos del TFG —la cual va en un apartado distinto—. En la justificación deben quedar explicitadas la pertinencia, la relevancia, el interés y la actualidad del tema.

En ocasiones, dependiendo del centro educativo, se hace una distinción entre la justificación de un trabajo de fin de grado y la motivación del TFG o TFM, en otros casos suelen cumplir con la misma función. La motivación no es nada más que explicar las razones que motivaron al estudiante a realizar la investigación. Es decir, la explicación de por qué y para qué se investiga el tema y los motivos generales que puede ofrecer el estudiante para hablar sobre la utilidad del trabajo en un determinado ámbito.

Cómo hacer una justificación de un trabajo de grado

En el momento de responder a cómo hacer una justificación de un trabajo de grado debemos tener en cuenta que nuestros argumentos hagan referencia a por qué es conveniente llevar a cabo la investigación y qué aportarán los resultados obtenidos. Es una forma de vender nuestra idea de trabajo a lectores y convencerles del valor de los conocimientos que aporta. Para ello, podemos utilizar varios tipos de argumentos, como vemos a continuación:

  • El valor científico: Los argumentos deben centrarse, en este caso, en el potencial que tiene la investigación en cuanto a los conocimientos científicos que ofrece.
  • El valor social: En este caso, hablamos del valor social de la investigación para hacer cambios y mejoras sobre un determinado tema.
  • El valor práctico: Para mejorar la praxis educativa.
  • El valor económico: Sobre todo, en los trabajos o proyectos centrados en empresas. Se debe argumentar sobre el valor que supondrá para reducir costes económicos, para mejorar el aprovechamiento de los recursos…
  • El valor teórico: En este caso podemos identificar diferentes teorías al respecto y argumentar con aspectos teóricos o comparativas anteriores sobre nuevas variables y conceptos.

Cómo se empieza una justificación de un proyecto

Una vez considerados los pasos anteriores lo que debemos hacer es plantearnos algunas cuestiones que vamos a responder de manera implícita en el texto. Podemos hablar sobre qué es lo que se va a hacer, para qué se va a hacer, las problemáticas que resuelven y de qué manera se va a hacer. Cuando comiences con la redacción de la justificación del TFG asegúrate, así mismo, de utilizar un enfoque claro, de que tenga una aplicación real y de tener claro un objetivo específico. Lo vemos:

  • Enfoque claro: Debes definir bien cuáles son las razones por las que realizas el trabajo y el motivo por el cual te decides a hacerlo.
  • Aplicación real: Asegúrate, así mismo, de que tendrá una aplicación real que pueda ser útil para quien lo lea.
  • Objetivo específico: Para realizar el trabajo debes tener claro, también, que es lo que quieres conseguir con él, es decir, tu objetivo.

Cómo redactar una justificación de un proyecto de investigación: la extensión

Otro de los aspectos que debes tener en cuenta en el momento de responder a cómo hacer una justificación de un trabajo de grado es la extensión. Por lo general, esta suele ser de un máximo de 4 páginas y un mínimo de 2 —ahora bien, dependiendo de cada centro académico y del tipo de trabajo, la extensión puede variar, pudiendo encontrarlas de un solo párrafo.—.

Cómo redactar una justificación de un proyecto de investigación: cosas a evitar

Muchas veces caemos en el error de darle un toque informal y poco serio a la justificación, respondiendo a los motivos que nos han llevado a hacerlo, en lugar de a las razones por las que se debe realizar dicho TFG. Se deben evitar justificaciones del tipo:

  • Me interesa el tema.
  • Se me da muy bien la asignatura que tiene que ver con el tema.
  • Por recomendación del tutor.
  • Porque de esta manera voy a aprender mucho.
  • Para informarme sobre el tema.
  • Otros motivos personales.

La redacción de la justificación de un trabajo de grado debe ser profesional y seria. Debe demostrar que el trabajo tiene un valor —a nivel científico, académico, práctico, teórico…— y suscitar el interés de los futuros lectores.

Ejemplos de justificación de un TFG

Son muchos los ejemplos de justificación de un TFG. Este es solo uno de los ejemplos que podemos encontrar por internet y que merecen la pena tomar como referencia:

“Pensamos que mediante el análisis detallado de la evolución de las transacciones financieras realizadas en las principales bolsas del mundo durante el período 2005- 2010, así como la indagación acerca de cómo los agentes financieros y bancarios percibían la situación del sistema financiero, nos permitirá aclarar los mecanismos económicos que posibilitan el desarrollo de una crisis económica de dimensiones globales como la que el mundo vivió a partir del año 2009, y así mejorar a diseñar políticas públicas regulatorias y contra cíclicas que favorezcan la estabilidad del sistema financiero local e internacional”.