Exponer un TFG o TFM puede resultar más fácil si tienes claro los pasos que debes seguir y las partes que deben formarla. Te contamos todo lo que debes saber sobre ello. Parte 1.

Desde Universitarios en Apuros nos encargamos de ayudarte con el tema y el contenido del TFG o TFM pero solo tú puedes currarte esta partes y demostrar que eres un/a crack.

Como hemos comentado en alguna ocasión la defensa del TFG o TFM es simplemente la exposición del trabajo realizado ante bien un tutor, tribunal y en ocasiones compañeros o alumnos al azar.  El proceso de “defensa” está formado por dos partes que, a su vez, podemos descomponer.

  • Presentación oral del TFM
  • Turno de preguntas del tribunal calificador

Además, podemos descomponer la primera parte, la presentación oral del TFM, en las siguientes fases:

  • Objetivos
  • Metodología
  • Contenido
  • Conclusiones

Hace poco te explicamos cómo ser el superhéroe de las presentaciones donde te contábamos qué se entiende por presentación, el contenido que debe ir en cada una de sus fases y algunos tips o trucos para conseguir el diez definitivo.

Durante el turno de preguntas del tribunal calificador, la segunda parte de la defensa, el tribunal, compañeros o tutor te realizarán distintas preguntas relacionadas tanto con el tema elegido para el TFG o TFM o el proceso de realización. También te pueden trasladar dudas que hayan tenido durante la exposición oral.

Con este turno de preguntas se pretende aclarar conceptos que no estén del todo claros en la presentación, o bien que demuestres tu conocimiento sobre el tema más allá del contenido expuesto en el trabajo.

Nuestro consejo es que estés lo más tranquilo/a posible y recibas de forma constructiva las sugerencias o apuntes que te puedan realizar durante la defensa del TFG o TFM.

Como sabemos que esta última sugerencia es más fácil tenerla en cuenta que llevarla a cabo, no te pierdas a continuación algunas pautas que el tribunal espera ver en ti durante el turno de preguntas:

  • Tanto la defensa del TFG como su exposición previa deben dar lugar a poder tener una charla o discusión interesante y fructífera sobre lo expuesto y tratado.
  • El alumno debe ser capaz de responder las preguntas realizadas por el tribunal sin necesidad de pedir a éste aclaración alguna.
  • El alumno debe utilizar las respuestas a dichas preguntas para llegar de nuevo a alguna de las conclusiones defendidas.
  • Demostrar un conocimiento sobre la materia con datos argumentados que no estén en la presentación o aportados anteriormente.
  • Poder ahondar en algunos apartados o aspectos adicionales en los que no se haya profundizado en el trabajo, dando a entender de esta forma el amplio conocimiento sobre la materia y el interés mostrado en esta por el alumno.

Esperamos tras estas explicaciones y recomendaciones tengas más claro cómo debe ser la defensa de tu TFG o TFM.