La época de exámenes es crucial para todo estudiante universitario, ya que se ponen a prueba sus conocimientos sobre las asignaturas del cuatrimestre (o del curso si son anuales). Por eso, tener un método de estudio efectivo es vital, ya que de él dependerá el tiempo que necesites para memorizar conceptos y datos para el examen.

Hay quienes en casa encuentran el entorno ideal para estudiar, deciden encerrarse en sus habitaciones y echar horas y horas para retener conceptos. Sin embargo, hay quienes no pueden quedarse en casa para estudiar y deciden hacer uso de las salas de estudio que las universidades tienen en sus facultades, así como de las bibliotecas, que en época de exámenes tienen tal cantidad de aforo que el acceso está restringido solo a estudiantes.

Si necesitas consejos para estudiar en la universidad porque te cuesta concentrarte o porque crees que no tienes tiempo suficiente, echa un vistazo a nuestro recopilatorio de trucos y consejos para estudiar en la universidad y estar un poco más cerca del aprobado.

¿Cómo estudiar en casa para los exámenes de la universidad?

Por muy buen estudiante que te creas, nunca está de más echar un ojo a los consejos de estudio para universitarios que te pueden dar quienes ya han pasado por ahí y saben lo complicado que puede llegar a ser prepararse como toca para los exámenes.

Una de las cosas que vas a necesitar es concentración, donde sea que estudies. En casa, si tienes la suerte de vivir con otros estudiantes o incluso solo, será una bendición porque encontrarás más ambiente de estudio que si compartes casa con tu familia. Las circunstancias serán distintas en cada caso y eso puede afectar a tu forma de encarar las jornadas de estudio.

Pero es posible echar mano de algunos gestos para facilitarte la labor. Por ejemplo, utilizar auriculares y música que no te desconcentre es una gran manera de aislarte para poder estudiar tranquilamente. También es importante que la música no esté muy alta, ya que esto podría ser contraproducente. Y no olvides que la cancelación activa del ruido puede ser una excelente aliada para ayudarte a centrarte en el estudio, y ya que muchos auriculares incorporan esta tecnología, quizá puedas aprovecharla.

Como estudiar para la universidad no es precisamente moco de pavo, tendrás que crearte un plan de estudio a conciencia. Tu organización dependerá sobre todo del reparto de exámenes, ya que determinará el tiempo que tienes para prepararte cada asignatura. No olvides consultar cuanto antes las fechas de las pruebas para crearte el plan de estudios con la suficiente antelación.

Por tanto, si quieres estudiar en casa en condiciones y buscas evitar distracciones, te aconsejamos que te aísles, utilices recursos como la música para aislarte del exterior, buscar franjas horarias en las que haya menos ruido en casa y que te alejes de zonas comunes o distractores como la TV o la consola. Si necesitas ordenador, es mejor que seas disciplinado y que lo utilices únicamente para fines académicos.

Tips para aprovechar el tiempo estudiando en la biblioteca

Hay muchas formas de estudiar en la universidad, pero los métodos de estudio pueden variar en efectividad en función de dónde estudies. Quienes prefieren prepararse los exámenes en la biblioteca encuentran en ella un ambiente de estudio más propicio para la concentración y el trabajo, lo que ayuda a exprimir el tiempo y hacer que en menos tiempo avances más.

Sin embargo, por sí mismo, ir a la biblioteca no es garantía de aprobar. Si vas con amigos o compañeros, ellos tendrán que ser disciplinados también porque si acaban por distraerte, será peor. Además, ten en cuenta que si pasas el día en la biblioteca tendrás que comer o cenar fuera, lo que es un gasto añadido. Sin embargo, a quienes estudian en la biblioteca les suele compensar este pequeño dispendio extra.

Si al principio estudiar en la biblioteca te resulta pesado, te recomendamos que lo sigas intentando. Es una experiencia diferente si estás acostumbrado a estudiar en casa, algo que les pasa mucho a los estudiantes de primer curso, que, a pesar de querer prepararse bien para estudiar en la universidad, muchas veces suspenden porque, simplemente, el cambio con respecto a etapas de formación anteriores les ha pillado con el pie cambiado.

Si en la biblioteca te encuentras más a gusto, te recomendamos que te adaptes a una rutina. Sigue más o menos los mismos horarios, busca un sitio para ti en el que te encuentres aislado y puedas concentrarte y, si prevés que vas a necesitar bibliografía complementaria, busca sitio en la sala donde se ubiquen. Así, los desplazamientos te costarán menos y podrás realizar las búsquedas que necesites sin perder demasiado tiempo.

Tratar de buscar la máxima eficiencia es importante cuando hablamos de estudiar, y más en la universidad. En ocasiones, las fechas de los exámenes pueden aglutinarse en una misma semana y será crucial que hayas planificado adecuadamente tus sesiones de estudio para que esto no sea un problema.

Uno de los mejores consejos de estudio para que los universitarios puedan exprimir el tiempo de mejor manera es hacer uso de técnicas de estudio que les permita retener conceptos utilizando palabras clave o acrónimos.

Esto permite avanzar más deprisa y juega un papel importante en el descanso del estudiante, ya que, al hacer uso de un método de estudio que le permite fragmentar los contenidos en esquemas, podrás tomarte los descansos que necesites para recargar las pilas, algo que no puedes obviar tal y como ya comentamos en su momento aquí.

¿Hay una opción más válida que otra?

En realidad, no. Estudiar en casa es igual de lícito que estudiar en la biblioteca. Lo único que cambia es el ambiente y la predisposición a aprovechar mejor el tiempo y los recursos de los que se dispone.

Pero cabe señalar que los pilares en ambos casos siguen siendo los mismos. Hace falta disciplina, concentración, ganas de esforzarse y tener curiosidad por expandir los límites del conocimiento, lo que te puede llevar a obtener una calificación muy alta en tus exámenes.

Pero no por ir a la biblioteca eres mejor estudiante, ni por hacerlo en casa te complicas más las cosas. Todo depende de las circunstancias de cada estudiante y de cómo de accesible tenga las bibliotecas de su ciudad. También dependerá enormemente del ambiente que haya en casa y de lo propicio que sea este para poder estudiar.