Empezar un resumen puede ser uno de los momentos más complicados a la hora de llevar a cabo este apartado del trabajo universitario. El resumen, como bien es sabido, debe ser breve y conciso y eso es algo que, en gran parte, se consigue con un buen planteamiento desde el inicio del mismo. Para empezar un resumen hay que tener claro qué es lo que vamos a decir y qué no. Es muy importante tener capacidad de síntesis y la capacidad para poder identificar cuáles son las partes más importantes del mismo. En este artículo te explicamos todo lo que debes tener en cuenta para poder hacerlo. Te damos consejos y trucos sobre cómo empezar un resumen y qué hacer para que este sea de calidad. ¡Sigue leyendo para más información!

Cómo empezar un resumen: no empieces hasta que hayas concluido el trabajo

Tal vez parezca obvio, para hay muchos que deciden empezar el resumen cuando este todavía no ha sido concluido, o cuando queda una pequeña parte del mismo. Si te preguntas como comenzar un resumen, esto es lo primero que debes hacer. De esta forma tendrás claro cuáles son todas las partes de tu trabajo y cómo concluye, y te resultará más sencillo identificar las partes más importantes del mismo para poder resumirlas.

Cómo comenzar un resumen: qué debe reflejar el resumen

El resumen de un trabajo final de grado o trabajo final de máster debe reflejar cuáles son los objetivos, la metodología, los resultados y las conclusiones (las más destacadas). Además, para ello se debe emplear una terminología normalizada de la materia. Es importante hacer mención a todas estas partes —y de manera ordenada— a la hora de responder a cómo empezar a redactar un resumen. Localizados estos puntos y las ideas más importantes de cada uno de ellos, te resultará mucho más sencillo empezar a escribir.

Cómo iniciar un resumen: la extensión

Como su nombre indica, un resumen es solo un pequeño fragmento de texto que refleja las partes más importantes de un trabajo. No se trata de volver a escribirlo con otras palabras y tampoco de hacer un copia y pega de las conclusiones. El resumen debe tener una extensión de 150 a 200 palabras. En ellas se debe incluir la información más importante del trabajo, como hemos mencionado más arriba.

Cómo empieza un resumen: fácil de entender

Este debe ser comprensible, sencillo e informativo. El resumen debe ser fácil de entender, por ello se deben usar conceptos que puedan ser comprendidos por los lectores sin necesidad de que se hayan leído el trabajo. Se trata de una aproximación a tu TFG para despertar el interés y para que sepan qué pueden encontrar en él. El resumen es la pieza fundamental para llamar la atención de los lectores que procederán a la lectura de tu TFG o de un apartado de él con el fin de obtener más información y ampliar sus conocimientos sobre la materia.

Cómo empezar un resumen: la idea más importante

Para comenzar las primeras palabras de un resumen lo primero de lo que debes hablar es de la idea más importante de tu trabajo final. Ahora bien, debes evitar repetir el título de tu trabajo universitario. La idea más importante del trabajo es la que le da cuerpo al texto y la que está directamente ligada con los objetivos de tu TFG. En base a la idea principal se desenvuelven el resto de las ideas. Por ello, debes tenerla siempre como referencia al hacer un resumen.

Cómo iniciar un resumen: la estructura del inicio del resumen

Al iniciar un resumen puedes seguir una estructura que te ayudará de manera considerable a poder escribir la primera oración del mismo. Te recomendamos que tengas en cuenta la siguiente estructura:

  • Sujeto: No empieces nunca por un complemento circunstancial.
  • Verbo: El verbo debe estar en presente de indicativo y en tercera persona del singular.
  • Complemento directo: Debe ser siempre un sustantivo.
  • Complemento circunstancial o de núcleo: Es una de las partes más importantes del resumen ya que en ella se incluye la palabra clave. Esta será un sustantivo e irá precedida de una preposición (“en” si es circunstancial y “de” si es núcleo).

Un ejemplo de cómo empieza un resumen sería el siguiente: El siguiente trabajo revela los mecanismos para mejorar la comunicación en un equipo de trabajo.

Cómo empezar a redactar un resumen: la forma de redactar el texto

El resumen debe escribirse siempre en tercera persona, nunca en primera. Además, se debe escribir de forma impersonal, utilizando la voz activa y el tiempo presente para que el texto sea lo más objetivo posible y para que la impresión que da sea de actualidad —independientemente de la fecha en la cual se lea—. Por supuesto, se deben evitar valoraciones subjetivas, así como motivaciones personales o justificaciones personales. También se deben evitar expresiones vagas que no aporten información y que solo rellenen la cantidad de palabras necesarias para completar el resumen. Es importante, así mismo, prestar atención a la forma en la que nos expresamos evitando ambigüedades que puedan dar lugar a confusiones. Además, hay que evitar los superlativos, los adjetivos innecesarios y las aclaraciones obvias sobre la información que se está resumiendo. A la hora de responder a cómo comenzar un resumen hay que tener en cuenta siempre el principio de que este debe ser breve y conciso.

Cómo empieza un resumen: no copies fragmentos literales del texto

Aunque seas autor del texto y no incurras en ningún plagio copiando una oración de tu texto, debes evitar caer en este error. El resumen debe transformar las ideas existentes en otras que digan lo mismo, pero de manera más resumida. Para evitar caer en el error de copiar oraciones lo más aconsejable es que lo hagas sin tener el texto original al lado. Eso sí, puedes contar con un esquema de tu trabajo que te ayudará a recordar la estructura y las partes más importantes.