El Trabajo Fin de Grado pone punto y final a la carrera universitaria. Es un trabajo de investigación realizado por el estudiante, quien debería ser guiado por su tutor académico durante todo el proceso.

El TFG es una demostración de los conocimientos adquiridos a lo largo de la formación académica por parte del estudiante.  Requiere de tiempo, esfuerzo, constancia y una buena planificación para poder llevar a cabo un trabajo metódico y sistemático. Una buena manera de organizar el tiempo del que se dispone y realizar un trabajo lo más organizado posible sin olvidar ningún detalle o apartado es mediante un cronograma.

A continuación, te contamos todas las claves para crear el mejor cronograma de un TFG.

Definición de cronograma TFG

Comenzando por la definición, podemos establecer que el cronograma de un TFG es un documento que permite visualizar, de manera clara, todas las tareas que se deben llevar a cabo, así como la fecha de cada una de ellas. Es decir, el cronograma establece qué tienes que hacer y cuándo.

¿Por qué es útil?

El cronograma de TFG será tu hoja de ruta a través de un proceso que requerirá de tu esfuerzo y concentración. Es una manera de ahorrar tiempo y focalizar tu energía en el trabajo en sí mismo y no tanto en las fechas. Además, estarás diseñando un plan de acción que te facilitará realizar un proyecto de calidad.

Definido el cronograma de TFG tendrás una visión de conjunto de lo que será tu proyecto. Ver que cumples las fechas y las tareas según el plan establecido en el cronograma también te aportará una buena dosis de paz mental muy necesaria.

La realización del cronograma para TFG es una inversión de tiempo con la que verás resultados positivos desde el comienzo.

¿Cómo hacer un buen cronograma de TFG?

Ahora que tenemos claro qué es un cronograma de TFG y por qué es importante y extremadamente útil, vamos a contarte cómo hacer un buen cronograma.

Desglosa las tareas

El TFG puede generar gran temor al comienzo. Es una “carrera” de fondo en lo que importa es llegar a la meta. No podemos dejarnos dominar nada más empezar por las grandes dimensiones de un proyecto como es el TFG, tenemos que ir paso a paso, cumpliendo apartados y subapartados que, en conjunto, conformará nuestro proyecto final.

Nuestra mirada ha de ser más cortoplacista. En este sentido es muy importante desglosar el trabajo. Es una manera de minimizar errores, ser más eficaces y garantizar un mayor control. Además, comprobar por ti mismo que vas cerrando apartados sin duda te aportará una buena dosis de autoestima y motivación.

El desglose del trabajo nos ayuda a ser mas precisos y organizar el alcance de lo que será el proyecto final. Esta misma división de los apartados hace mucho más sencilla abordar cada una de las partes.

Calcula el tiempo

Una vez hayamos desglosado las tareas y asimilado que la mejor opción es ir dando pequeños pasos pero seguros, el siguiente escalón será calcular el tiempo que va a llevarnos cada una de las partes.

En este segundo paso es muy importante ser honesto con uno mismo y hacer unas estimaciones que seamos capaces de cumplir. No sirve de nada estimar en 1 hora un apartado que, finalmente, terminará por llevarnos 3 horas. Además de alterar la planificación del resto de tareas, tu autoestima se verá afectada por no haber sido capaz de cumplir con lo establecido.

Sé honesto contigo mismo y, dentro de los plazos, establece una fecha de inicio y finalización acorde a tus posibilidades. Es preferible llevarte una sorpresa al comprobar que habías tardado menos de lo que esperabas que decepcionarte por haber sobrepasado la fecha.

Primer borrador

Tenemos el desglose de tareas y hemos calculado, de manera honesta, cuánto vamos a tardar en la realización de cada una de ellas. Ha llegado el momento de realizar el primer borrador de nuestro TFG.

Este documento recopilará la información de desglose y planificación de tareas original. No olvides que este documento está sujeto a posibles cambios, alteraciones o ciertos aspectos que has podido no tener en cuenta. No pasa nada, es muy difícil haber plasmado a la primera y a la perfección un proyecto tan amplio como el TFG. Pero este primer borrador es el primer paso hacia tu éxito en la realización del proyecto.

Cronograma propiamente dicho

A continuación, llega el paso final en la realización del cronograma. Ya tenemos establecidos apartados, fechas y un borrador que nos ha permitido hacernos una primera idea del camino a seguir. Ahora vamos con el diseño del cronograma propiamente dicho.

Existen varios modelos que te pueden servir a la hora de plasmar tu cronograma. Puedes elegir la opción más convencional como puede ser un documento Word o incluso un PWP. Si prefieres algo más creativo, siempre puedes recurrir a la opción de Canva.

Cualquiera de las opciones que elijas es válida, tu eres el arquitecto de tu cronograma. Pero, por su utilidad y popularidad, vamos a hablarte del diagrama de Gantt.

El diorama de Gantt

El diorama de Gantt es un recurso gráfico que nos permite saber y recordar de un solo vistazo las fases del proyecto, las actividades a realizar en cada una de ellas y el tiempo estimado para su realización.

El diagrama presenta, por lo general, dos secciones: una parte izquierda en la que se sitúan las tareas a realizar y, una parte derecha, en la que aparece el cronograma con barras que representan el trabajo. Suelen incluir las fechas de inicio y finalización de cada una de las tareas. Es por tanto una herramienta muy útil de gestión de los proyectos que recoge todo lo necesario para planificarte.

Los dioramas de Gantt pueden ser muy sencillos, mostrando lo básico para crear y gestionar tu proyecto, o pueden ser más elaborados, todo dependerá de lo que tú necesites visualizar. En este sentido puedes encontrar varios diseños para que encuentres el más adecuado para ti. Por citar alguno de ellos: modelo cascada, que sigue un enfoque lineal en el que cada parte del proyecto depende de la finalización de las tareas previas o el modelo agile o ágil, donde el acento se pone en la flexibilidad y la adaptabilidad.

Sea cual sea tu elección, una buena planificación de tareas con estimación de fechas de inicio y final de las mismas a modo de cronograma es una de tus mejores herramientas para triunfar en la entrega de tu TFG.