Obtener un título a distancia es cada vez más demandado por la sociedad por ser una fórmula de formación más flexible que la presencial

Aumenta la demanda de la formación online

Con la llegada de las nuevas tecnologías muchos ámbitos de nuestra vida han cambiado. Las comunicaciones son unas de las que más grandes cambios han vivido en los últimos años. Por un lado, han surgido nuevas oportunidades de trabajo, las empresas se han visto involucradas en un mercado mucho mayor, y sí, la educación online también ha dado un paso hacia adelante.

Hay que aclarar que los títulos online han proliferado porque, de verdad, hay una demanda creciente por parte de la sociedad. Desde el mismo Gobierno de las Islas Baleares han aprobado hace poco la creación del Instituto de Enseñanzas a Distancia. Pero, ¿Qué ventajas tiene cursar en una Universidad Online?

Ventajas de la formación online

En primer lugar, hay que tener en cuenta el ahorro de tiempo al eliminar los minutos destinados al desplazamiento hasta la universidad y al lugar de residencia. Los estudiantes pueden llegar a tener hasta 2h diarias más para sus quehaceres.

Así mismo, en estos cursos online, los estudiantes tienen una atención personalizada, ya que cuentan con un tutor al que acudir en caso de cualquier duda. Por otro lado, ganan en ahorro de dinero —ya que no tienen infraestructuras físicas, las universidades online pueden ofrecer títulos igual de buenos, pero a precios mucho más reducidos—. Además, el alumno no necesitará cambiar de domicilio para realizar el curso, por lo que podrá ahorrase el alquiler y/o los transportes necesarios.

En cuanto a la calidad del material didáctico, al ser todo informatizado, la actualización del contenido de los cursos es mucho más sencilla que el cambiar los libros físicos que algunas de las universidades actuales necesiten. La concentración, por otro lado, depende de cada persona. Algunos son incapaces de concentrase en casa, donde pueden tener más distracciones, pero con los cursos online cada cual puede crearse el espacio de trabajo en el que se sienta más cómodo y organizar su estudio como mejor crea conveniente.

Otra de las ventajas, es el aprendizaje adaptado. Al tener un tutor personal para cada alumno, este último puede aprender a su ritmo, sin tener que seguir el del resto de sus compañeros, así la formación será de mayor calidad, puesto que el alumno que aprende más rápido podrá recibir formación sin aburrirse y el que no pueda seguir la corriente de toda una clase no se sentirá frustrado.