El estado del arte es uno de los capítulos que más problemas plantea dentro de lo que es el discurso académico del trabajo de investigación. Muy semejante al estado de la cuestión, es un apartado esencial para empezar con buen pie tanto la exposición oral como la defensa escrita del trabajo, por lo que debe merecer toda la atención del investigador.

¿Qué es el estado del arte exactamente? Podemos definir “estado del arte” como aquella cuestión relativa al marco teórico que fuerza al investigador a considerar todos los caudales existentes en la materia de una determinada cuestión.

Existe una leve pero elemental diferencia entre el estado del arte y el estado de la cuestión, y es que en el primer el investigador debe, por obligación, tener en cuenta todas las vertientes en las que se puede ramificar su discurso para la elaboración de su investigación, mientras que en el estado de la cuestión el investigador puede elegir qué camino tomar y debe, no obstante, justificarlo debidamente ante el tribunal evaluador.

Es muy conveniente, antes de entrar en materia, que todo alumno sepa que el estudio del estado del arte de un proyecto es fundamental y tiene que estar debidamente supervisado por el tutor del proyecto, ya sea en un trabajo de Grado o de Máster.

La utilidad del estado del arte en los trabajos de investigación

Aunque se pueda dar una respuesta satisfactoria a qué es el estado del arte exactamente, el papel que juega dentro del ámbito del saber requiere de una respuesta algo más explayada. En efecto, el estado del arte hace referencia al marco teórico en el que se engloba la investigación, un aspecto esencial en todos los trabajos académicos que se realizan desde las primeras etapas de Grado y hasta las tesis. Pero, ¿qué es el estado del arte en una investigación, por ejemplo? ¿Qué papel juega en el desarrollo del discurso?

A pesar de que el estado del arte en un TFG se conoce muy rara vez como tal y se simplifica este apartado con el estado de la cuestión, en realidad el estado del arte de un TFG versa sobre lo mismo, solo que tiene implicaciones distintas. En realidad, qué es el estado del arte se responde solo si tenemos en cuenta que todo proyecto de investigación necesita de un marco sobre el que asentar su discurso para darle coherencia y validez en su conjunto.

Si hablamos de los tipos de trabajos de investigación existentes, podemos encontrar una jerarquía que varía en función de las titulaciones y aspiraciones académicas de cada usuario. El marco teórico exige de cada vez una mayor capacitación al investigador para desarrollar el tema. Es por eso que el estado del arte en un TFG está tan simplificado, mientras que el estudio del estado del arte de un proyecto de titulaciones de posgrado y proyectos de investigación requiere de una precisión mucho mayor.

Por tanto, el estado del arte de un TFM requiere de una mayor profundización en comparación con el de un TFG, pero menos de lo que demanda una tesis o un proyecto cofinanciado por entidades como las propias universidades u organismos oficiales.

Características del estado del arte

A grandes rasgos y por norma general, el estado del arte en un TFM, en un TFG o en cualquier proyecto de investigación superior requiere de unas dotes para darle al tema el marco adecuado sobre el cual desenvolverse. Aunque el estudio del estado del arte de un proyecto requiere tiempo y es algo que debe ser desarrollado a conciencia y sin premura, es fundamental reservar el suficiente tiempo como para satisfacer lo que el estado del arte (en un TFM, tesis o cualquier otro tipo de trabajo de investigación) exige: contemplar todas las líneas de investigación, por contrapuestas o paradójicas que sean, para dar el debido sustento al discurso que refleja los resultados de la investigación.

En una tesis, suele estar dispuesto en el segundo capítulo, tras la breve introducción al trabajo. Por norma general, con lo importante que es el estado del arte en una investigación (por ejemplo, en una tesis doctoral o en un proyecto llevado a cabo por personal investigador), suele recomendarse separar el capítulo introductorio, donde se explican aspectos como la adecuación al tema, del estado del arte, que contempla todo el marco teórico que va a sustentar el discurso.

Esto permite demostrar al tribunal evaluador que se conocen bien las diferencias entre una cuestión y otra y que se sabe enfocar correctamente cada una. No resulta complicado diferenciarlo en un Trabajo de Fin de Grado, puesto que hay montones de trabajos online donde consultar cómo hacer el estado del arte del TFG: ejemplos hay a montones, pero no todos se deben desarrollar de la misma manera ni atienden a los mismos criterios.

Por eso, es importante conocer no solo a qué nos referimos cuando hablamos del estado del arte de un trabajo: es preciso saber cuestiones como qué es el estado del arte en una investigación, tomar el ejemplo de otras titulaciones y pulirlo con los tutores para crear un marco introductorio apropiado al trabajo que permita a la comisión evaluadora comprobar que se es competente para desarrollar trabajos de investigación en áreas superiores del conocimiento.

Haciendo un TFG: ¿cómo desarrollar el estado del arte?

Dado el carácter obligatorio que tiene el TFG en las titulaciones universitarias, todas hacen especial hincapié en la importancia de desarrollar adecuadamente el marco teórico del trabajo, ya que no hacerlo invalida de facto el contenido del cuerpo principal.

Pero no en todas las titulaciones este apartado se desarrolla de la misma manera ni atiende a los mismos requisitos: en función de un Grado u otro, el estado de la cuestión puede ser sustituido por el estado del arte, que exige un plus de precisión en las afirmaciones y el contemplar en el discurso absolutamente todas las líneas de investigación, por poco que tengan que ver con el tema principal.

Hay varias maneras de desarrollar el estado del arte en un TFG: ejemplos puedes encontrar en la red a montones. Sin embargo, lo mejor es consultar con el tutor del trabajo para poder echar un vistazo a proyectos de años anteriores que sirvan de ejemplo, puesto que, en realidad, formación específica para el desarrollo del TFG no hay en todo el Grado hasta el momento de la realización misma del proyecto.

El estado del arte, no obstante, está reservado para proyectos más avanzados de investigación dada la experiencia que requiere. Por eso, es posible que no sea del todo sencillo encontrar acerca del estado del arte en el TFG ejemplos útiles que puedan ayudar a realizar esta cuestión.

Como estudiante, debes saber que lo habitual es que se te pida desarrollar un breve marco teórico o el estado de la cuestión en el primer tercio del trabajo. En caso de que el TFG incluya un estado del arte, estarás seguramente ante una cuestión más difícil de abordar que requerirá de supervisión extra para darle el enfoque adecuado y ser preciso en el contenido.