Cada año las universidades españolas se preparan para realizar la prueba de acceso a la universidad (PAU) para mayores de 25 años. Su aprobación es un requisito obligatorio para cursar una carrera universitaria en cualquier institución pública de educación superior. Los jóvenes estudian fuerte para prepararse, mientras diversas organizaciones ofrecen cursos de formación orientados a darles mejores posibilidades de aprobar.

Aunque esta convocatoria es realizada por las universidades públicas de cada comunidad autónoma, la misma debe satisfacer las normas establecidas en el Real Decreto 412/2014. En todos los casos, este proceso de selectividad para la educación superior se basa en la aprobación de un examen que consta de dos partes. Tanto bachilleres como personas sin formación académica escolarizada mayores de 25 años pueden acceder a ella.

Es decir, que no se requiere un título de grado medio o de bachiller para presentar dicho examen. No obstante, es importante que el aspirante se prepare para aprobar la prueba de acceso a la universidad. En la actualidad, esto puede realizarse mediante los cursos propedéuticos que ofrecen las universidades o los cursos de instituciones con experiencia en este tipo de pruebas.

Prueba de Acceso a la Universidad: ¿cómo es para mayores de 25 años?

En el caso de los mayores de 25 años, la prueba acceso universidad consta de dos partes: una general y otra específica. En la general, se evalúa la habilidad comunicativa del aspirante mediante la redacción de un texto. Por lo general, se debe escribir sobre algún tema actual.

En esta primera parte, también se evalúa el dominio del idioma español y una lengua extranjera. Por lo general, se aborda el inglés, francés, alemán, italiano o portugués. Adicionalmente, se incluyen ejercicios para determinar el dominio de la lengua oficial de la comunidad autónoma en cuestión, donde se halle la Universidad (catalán, aranés, euskera o gallego).

La segunda parte de la prueba de acceso a la universidad se enfoca en la evaluación de los conocimientos básicos de la carrera elegida por el aspirante. Para ello, las universidades plantean ejercicios que permiten medir la competencia de los estudiantes en el área. Por supuesto, las pruebas de ciencias sociales y jurídicas, serán distintas a las de Ingeniería, arquitectura o artes.

Es por eso que existe una amplia demanda de cursos de capacitación para la prueba acceso universidad. El objetivo es preparar a los estudiantes en asignaturas propias de la carrera que elijan. Para esto, se preparan contenidos relacionados directamente con el examen, desde ejercicios prácticos, hasta preguntas que podrían aparecer.

Es importante que los participantes conozcan cuales son los requisitos para acceder a dicha prueba. De igual forma, dichos aspirantes deben estar al pendiente del proceso de inscripciones, el cual suele ser concurrido. Este se realiza “en línea”, a través de la dirección asignada por la universidad que convoca a la prueba.

Para participar en la prueba acceso universidad el aspirante debe tener 25 años cumplidos para el momento en que se realice dicho examen. Asimismo, deberá llenar el formulario de solicitud de la universidad que realiza la convocatoria y presentar la copia de su documento de identidad vigente.

Es importante acotar que se puede presentar el examen prueba de acceso a la universidad mayores de 25 años varias veces. Esto es con el propósito de dar la oportunidad a los interesados de incrementar su promedio final en pruebas anteriores. Al final, se toma como calificación de ingreso la nota más alta obtenida por el aspirante.

Ventajas de realizar la PAU después de los 25 años

Ahora bien, para quienes se preguntan si acogerse a la PAU para mayores de 25 años es ventajoso, la respuesta es sí. Por supuesto, esto depende de la conveniencia del aspirante. Una gran ventaja de esta modalidad de ingreso a la educación universitaria es que se requiere menor nota para aprobar este examen de admisión.

En efecto, la calificación final mínima para aprobar la PAU para mayores de 25 años es de 5 puntos. Mientras que la nota mínima aprobatoria de las pruebas de aceptación para los bachilleres menores a esa edad con grado medio es mayor. Además, se considera que después de los 25 se tiene más experiencia, lo cual es una gran ventaja al estudiar una carrera universitaria. Más aún, si se tiene un título de grado medio o de bachiller.

Otra ventaja de acogerse al examen prueba de acceso a la universidad mayores de 25 años, es que se amplía el campo laboral. No se debe olvidar que existen mejores oportunidades de empleo para quienes cuentan con dos titulaciones. Una de grado medio y otra de grado universitario, pero lo más importante es que se tiene mayor madurez y objetivos profesionales más claros.

Tener la experiencia de la edad adulta es una característica que atrae la atención de los reclutadores laborales en España porque garantiza mayor estabilidad. No es un secreto que en España el nivel de rotación de los trabajadores más jóvenes es muy alto.

Desde luego, a estas ventajas se suma el hecho de que después de los 25 años se tiene mayor claridad con respecto a la carrera universitaria que se desea estudiar. Además, se siente menos ansiedad en relación con el tiempo de estudios, toda vez que una carrera universitaria en España tiene una duración promedio de ocho a diez semestres.

Al margen de analizar las mencionadas ventajas, si ya se ha tomado la decisión de acceder a la prueba acceso universidad para mayores de 25 años lo mejor es prepararse para aprobarla. Una alternativa para esta formación especial es optar por los cursos propedéuticos de las universidades, pero estos parten de las asignaturas estudiadas durante la educación secundaria.

En todo caso, el estudiante debe prepararse muy bien para el examen prueba de acceso a la universidad mayores de 25 años. Al hacer esto, habrá mucha competencia, por lo cual estudiar de forma estratégica será necesario. Bien sea mediante cursos, o de forma autodidacta, el reto no es menor. Los padres también pueden jugar un papel importante en el desempeño de sus hijos.